Medioambiente

La Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) es un programa municipal destinado a dar solución efectiva a la problemática de la generación de residuos de nuestro distrito. Aplicado desde la Subsecretaría de Obras Públicas y Medioambiente dentro de un esquema abarcativo, junto a otras acciones (barrido, limpieza mantenimiento de espacios verdes) destinadas a mantener la estética urbana que caracteriza a nuestra ciudad.

El programa está compuesto de cuatro etapas –generación, recolección y transporte, tratamiento, y disposición final– y tiene como objetivo el trata miento de la totalidad de los residuos domiciliarios generados tanto en nuestra ciudad, quintas aledañas y la población de San Jorge nuestro único pueblo satélite. 

Pioneros en la argentina en el tratamiento de residuos y en la tarea de crear conciencia del cuidado del medio ambiente nuestra ciudad es tomada como modelo por lo que es visitada asiduamente por medios de comunicación, universidades y personas interesadas en el tema para conocer nuestro trabajo.

Desde 1991, año en que comenzó a funcionar la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos, durante la gestión del Arq. Alfredo Irigoin, se inició la tarea diaria de separar y clasificar los residuos domiciliarios. Fue así como se erradicaron los basurales a cielo abierto; y se resignificó el concepto de basura. Esta tarea se encaró, ayudados por los mejores transmisores y creadores de conciencia para consolidar éste objetivo: nuestros niños.

 

A lo largo de los últimos 20 años se han tomado medidas destinadas a mejorar el proceso de tratamiento de residuos, y en el año 2007 se construyó el Módulo de Disposición Final lo que permitió cerrar el círculo de tratamiento dándole destino adecuado a la fracción de rechazo (25% del total).

Generación:

La generación está vinculada a nuestras prácticas de consumo cotidiano, se refiere a la misma como consecuencia directa de las actividades desarrollada por el hombre y tiene orígenes diversos: residencial, comercial e industrial.

El primer paso para una conducta responsable es la reducción de residuos generados, a través de prácticas que permitan bajar las cantidades a tratar.

La separación domiciliaria discriminando por tipo de residuos en función de su posterior tratamiento y valorización implica el compromiso social a través de la colaboración de los vecinos, puede optimizarse a través de implementación de programas tendientes a desarrollar practicas de separación en origen de algunos materiales con capacidad de rehúso (vidrio, cartón), por medio de la colocación de cestos especiales y programa de recolección diferenciados para residuos peligrosos (patológicos domiciliarios, pilas y residuos de computación).

Recolección y transporte

La recolección se realiza en forma nocturna, con dos camiones municipales todos los días menos los sábados, en el sector periurbano se realiza los días lunes, martes y viernes en horario de mañana. El transporte comprende el traslado de los residuos desde los domicilios hasta la planta de tratamiento. En este paso es importante evitar la compactación para lograr una mejor separación y valorización en la planta y reducir la fracción de desechos.

 

Tratamiento

Se realiza en la planta de tratamiento que es el lugar donde se clasifican los distintos materiales para su posterior reciclado o eliminación.

El proceso de tratamiento que se lleva a cabo, es depositando los residuos en el sector de descarga, dos operarios rompen las bolsas y en una zaranda vibratoria separan la parte orgánica de la inorgánica, cada una de las cuales es enviada a través de las cintas trasportadoras, (una para la materia orgánica y otra para la materia inorgánica) hacia distintos sectores de la planta. La materia orgánica es utilizada para hacer compost y la materia inorgánica es depositada en una cinta horizontal elevada para la separación manual. Esta tarea es más minuciosa, ya que separan la materia para vender y almacenar, como botellas, latas, pilas, papel. El rechazo que queda después de la separación va a la disposición final. La cantidad de residuos que ingresan a la planta son cerca de 8T diarios.

 

 

 

Disposición final

Es la última etapa en manejo de residuos sólidos, se trata del depósito controlado de las fracciones de rechazo inevitables en proceso de separación (25% del total), bajo principio de ingeniería sanitaria destinados a evitar riesgo a la salud pública y el ambiente. Los rellenos difieren mucho de un simple enterramiento, sus características reducen significativamente el riesgo de impacto adverso.